Nuestros viajes


“Hay que andar con pie plomo” dicen las bisabuelas, 
yo diría que vayas lento y parejo, pero que gastes tus suelas…”

Cuando cumpliste dos años hicimos nuestro primer viaje juntos, nos fuimos en busca del sol a Máncora. Allí jugaste y te divertiste como nuca en la orilla del mar y afianzaste tus primeros pasos sobre la arena blanca. A tus tres años nos fuimos en busca de aventuras a las Islas Ballestas, vimos de cerca a los lobos de mar y nos reímos mucho con aquel pelícano que paseaba como si nada entre viajeros y pescadores. Luego de cumplir los cuatro, hicimos uno de los mejores viajes de nuestras vidas, nos fuimos a la selva, a Tarapoto, y entonces aprendiste a nadar en el río, navegar en peque peque, sentirte cerquita de esas inmensas nubes de algodón.

Hoy que tienes cinco, acabamos de volver de otro viaje inolvidable. Cusco y su aventura en tren, Cusco y su Valle Sagrado protegido por esas enormes montañas llenas de vida, Cusco y su cielo estrellado; Cusco, su Sacsayhuamán y su cristo blanco; Cusco y aquel trotamundos que nos enseñó sobre ese nuevo instrumento; Cusco y su aldea Yanapay; Cusco, su Pisac y su taller de hilado; Cusco y su plaza de la alegría; Cusco y su Machu Picchu; Cusco, su magia y su energía.

Nunca te canses de viajar mi niño, de descubrir lugares nuevos, de conocer otras culturas, pueblos y comunidades, de aprender de los pobladores y de otros viajeros. Viajar te llena de vida, te ayuda a conocerte y reconocerte nuevamente, te enseña a respetar las diferentes formas de vivir y de ver el mundo, te da la posibilidad de percibir nuevos sabores, sonidos, ritmos y colores. Viajar es como respirar, como la vida misma, donde lo más importante no es el destino, sino el viaje en sí mismo y todo lo valioso que descubras en ese andar.

Con amor, mamá.

Ollanta heladito

 

Anuncios

Acerca de annyluna

Sedienta viajera del presente. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con una casa de madera y ventanas inmensas cerca de algún río, viajar a mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anny Luna

Amo a mi Joaquinito. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con seguir recorriendo mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Visitantes del blog

  • 47,450 viajeros han pasado por aquí

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: