Una vida entera

Todo en la vida son rumbos, encuentros y despedidas, algunas duelen menos, algunas duelen más, algunas duelen profundamente y al mismo tiempo sanan. Ha sido un maravilloso regalo este viaje a tu lado OT, tan dulce como una canción, tan intenso como tu corazón.

Sé que ahora viene lo más difícil, aprender a sobrellevar cada día sin oír tu sonrisa, sin el calor de tus manos, sin tus ojos llenos de pasión,  sin tus historias llenas de sueños, sin tus ocurrencias y vaivenes, sin tus locuras y tus besos, sin tus fuertes brazos de sol. Me vas hacer mucha-mucha falta OT, no sólo eras mi mejor compañero en todo, también eras mi confidente, mi coach ontológico, mi fortaleza,  mi pasión, mi trapecio y mi red, mi locura y mi calma, mi dulce tormento, mi fabuloso complemento.

A pesar de todo y de esa ausencia que se va apoderando de mí, por fin hoy puedo decirte adiós con todo mi amor. Si algo he aprendido en esta vida es que el verdadero amor sólo puede crecer en libertad, en la libertad de elegir, en la libertad de estar donde realmente quieres estar y en la libertad de ser quien eres realmente con esa persona que amas. Uno sólo conserva lo que no amarra, por eso aunque ahora sienta que algo se muere dentro, sé que conservaré el fuego que encendiste en mí, y ese fuego me envolverá y me cuidará siempre.

Me siento muy orgullosa de ti y estoy segura que seguirás logrando grandes cosas en la vida, incluso más de todo lo que ya has logrado,  pero lo que más deseo es que  al final de ese camino, que hoy te toca seguir, encuentres lo más importante: a ti mismo y aquello que realmente te haga feliz. Por favor nunca renuncies a la posibilidad de  amar y sentirte pleno con la persona que amas, un luchador como tú nunca se rinde, ni deja que el miedo sea la base de sus decisiones.

Por mi parte, te prometo que viviré intensamente cada instante como tú me enseñaste, que lucharé por ser feliz, por vencer mis propios miedos y enamorarme con toda el alma otra vez. Es lo que realmente deseo para mí ahora.

Te amo mucho OT. Gracias por haberme hecho tan feliz, de noche, de día, en la playa, en el río, en el suelo, frente al mar, bajo las estrellas, hasta gritar, hasta llorar, hasta llevarme al  mismo cielo. Gracias por haberme cuidado tanto, por tu ternura y tu pasión, por haberme dejado ser tu luna y haber sido mi sol, por que sin saberlo me amaste con locura a tu manera. Gracias porque cada instante, lleno de amor y complicidad a tu lado, para mi valió más que una vida entera.

Anuncios

Acerca de annyluna

Sedienta viajera del presente. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con una casa de madera y ventanas inmensas cerca de algún río, viajar a mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anny Luna

Amo a mi Joaquinito. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con seguir recorriendo mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Visitantes del blog

  • 47,473 viajeros han pasado por aquí

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: