Mi refugio

Hoy he tomado un camino distinto para llegar a casa. He optado por el bulevar antes que por esas callecitas oscuras y silenciosas, y me he reconfortado pensado que aunque, aparentemente, nuestro camino ya esté trazado, siempre tendremos la libertad de elegir, siempre tendremos la posibilidad de volver a empezar.

En definitiva, no es el camino más corto, pero  sí el más hermoso. Me gusta como la luz de las farolas atraviesa las copas de lo árboles y cómo estos se inclinan hacia adelante, como si te saludaran, como si se sintieran dichosos por tu presencia en ese instante. Siempre he tenido esa misma sensación, recuerdo que cuando iba a la universidad, sentía que a mi alrededor todo estaba vivo, que los árboles no entretejían sus ramas de casualidad, sino que se abrazaban.

Cosas mías.

Además, ese bulevar me encanta porque me hace sentir a salvo en medio de tanto caos: los automóviles cruzando a gran velocidad por la avenida, el ruido de las bocinas, la gente caminando en automático sin saber por qué va a donde va.

El bulevar siempre te salva. No hay nada mejor que caminar sin prisa, sintiéndote protegido por los árboles, sin más cuidado que el de esquivar niños en patines o abuelitos en bicicleta, robando el aroma de cigarro de los hippies que pasan clavándote la mirada, recordando que, pase lo que pase, ese camino siempre va dar al mar. Es como sentirse en el propio hogar.

Mientras caminaba tan a gusto por ahí tratando, en vano, de no pensar en nada, empecé a pensar en todos los lugares y situaciones que me hacen sentir así, como el hogar. Últimamente el libro de Jose Miguel se ha vuelto un poco eso. Leer y releer sus historias es como escuchar su voz, mirar sus ojos, sentir sus miedos, encontrarme en sus dudas y reencontrarme en sus certezas. Es como escapar un poquito de mi tristeza.

Seguí caminando e inevitablemente terminé pensando en ti OT. Y como es que a pesar de tu ausencia te sigo llevando en mí a todas partes. Incluso siento que, sin querer, a veces llevo tu sonrisa y tus gestos en mi rostro. En otros momentos, siento tu voz muy adentro en forma de susurro. Y de vez en cuando, percibo los detalles más hermosos a través de tus ojos de miel. Supongo que es tu forma de habitar en mi y de ser mi refugio.

Aún así, extraño tanto de ti, nuestro lugar frente al mar y la forma en que tu cuerpo siempre me arropa. Tú dices que no eres poeta, pero ahora que lo pienso OT, tú haces poesía cuando me besas. Tú creas las historias más fantásticas y surrealistas cuando me provocas con esa mirada que me traspasa el alma, tú pintas el cielo estrellado entero en mi cuerpo cuando me haces el amor. Yo no quiero un escritor ni un poeta, yo sólo quisiera que tú sigas encendiendo mi corazón.

Afortunadamente, gracias a la meditación o al magnesio o a que duermo poco, ya no sé,  hay sensaciones que van sublimando en otras con el tiempo. Por ejemplo, ahora ya logro pensar en ti sin desearte con locura. He aprendido, en cambio, a pensarte con cariño, con nostalgia, con amor, con ternura.

Yo voto porque un día de estos vayamos a comer salchipapas frente al mar, aprovechemos para hablarle de todo un poco, vamos a contarle nuestras dudas y nuestros miedos. Y quedémonos ahí juntitos, abrazándonos, mirándonos, desnudándonos sin quitarnos la ropa. Cuidándonos, como dos viejitos con impotencia sexual, prodigándose afecto y entrega total.

Viviendo al máximo el tiempo que nos queda. Juntitos muy juntitos, como esperando el último maretazo de las olas. Con la inocente ilusión de que, como en aquella película, una vez que esta historia termine, el final se caerá por un agujero negro y todo volverá a empezar.

Anuncios

Acerca de annyluna

Sedienta viajera del presente. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con una casa de madera y ventanas inmensas cerca de algún río, viajar a mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anny Luna

Amo a mi Joaquinito. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con seguir recorriendo mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Visitantes del blog

  • 47,473 viajeros han pasado por aquí

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: