Huellas en el cuerpo

Ayer tuve una clase hasta muy tarde, y mientras mi profa que está más loca que una cabra hablaba de la identificación fantasmática y otras cosas, yo me debatía entre soñar con mi gordo que para ese entonces ya debía estar dormidito en su cuna y un texto sobre las cebras. Sabías que cuando una cebra nace poco a poco se van completando las rayas de su cuerpo y los primeros instantes solo puede estar cerca de su mamá, en estos instantes la mamá memoriza las rayas del cuerpo de su cría para poder diferenciarla de las otras cuando toque la hora de juntarse en una manada. Eso quiere decir que no hay dos cebras iguales, y cada una lleva en su cuerpo una especie de código de barras natural y genético. Eso me hizo pensar que a los seres humanos nos pas algo similar no te parece, nosotros también vamos acumulando huellas en el cuerpo, huellas de placer, de dolor, de temor, de olores, de sabores, de sensaciones en fin… nuestro cuerpo entero es en sí mismo una memoria, una memoria que vuelve a cada instante, sobre todo en los más nostálgicos. Llegando a casa encontré a mi gordo ya dormidito en su cuna, tal cual lo había imaginado antes de llegar, y no pude evitar quedarme a su lado para contemplarlo. Luego de un tiempo de quedarme así, descubrí algo maravilloso, descubrí que si me detenía a mirar los detalles de su rostro podía ver a su papá, sus ojos son exactamente iguales a los suyos, su nariz es su nariz, sus labios son exactamente lo mismos labios de su papá. Pero cuando lo miraba solamente sin detenerme en los detalles, si miraba su rostro entero era exactamente igual a mi, es increíble! es increíble como ya desde ahora él lleva nuestras huellas en su rostro, en su mirada, en sus gestos. Luego solo seguí mirándolo, podría haberme quedado así contemplándolo por horas te lo juro, mi niño es tan hermoso, lo amo con todo mi alma.

Anuncios

Acerca de annyluna

Sedienta viajera del presente. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con una casa de madera y ventanas inmensas cerca de algún río, viajar a mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anny Luna

Amo a mi Joaquinito. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con seguir recorriendo mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Visitantes del blog

  • 47,473 viajeros han pasado por aquí

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: