Viernes de Tayta!

La de anoche fue una velada muy hermosa…

Canciones, pisco, abrazos, masajes, décimas, cigarrillos, risas, mi querido Jaelito yo nos metimos una borrachera de esas…a punta de pisco y tequila, cantando canciones que yo no sabía que el sabía, pidiéndole al Omarcito que nos cante al menos una, una! nos hizo sufrir hasta el final, pero valió la pena.

Nos encontramos con Karen, una amiga suya muy hermosa que me dio imperativos y sinceros consejos -de esos que solo da una a las 3 de la madrugada con la copa en la mano (esos que son de vedad)- para no fugarme con el muchacho más hermoso del mundo a Buenos Aires.

Y además estaba su novio que nos hizo unos masajes maravillosos, me dijo, entre otras cosas, que tenía la columna cagada, bastante triste de escuchar, pero al menos me lo hizo notar. Dante se llamaba el muchacho, muy tierno, con una voz muy suave que me relajaba, me tocaba la cabeza y me decía “Tienes que conectarte con el planeta, tienes que tratar de sacarte toda la mierda que hay ahi dentro y así el dolor pasará”. Y me contaba, y me calmaba y me curaba…”Que suerte que no te duele la parte baja de la espalda, cuando te duela ahi significa que el dolor es por una pena de amor” me decía, y yo le creía toditito. Me aconsejó dormir sin almohada y colgarme, cada vez que pueda, de donde sea, como un murciélago, y se lo he prometido, la próxima vez yo me cuelgo!

Y el Omarcito tan dulce, no se sabía “Noches de boda” pero como? y me decía “Te juro que no me la se, nunca la he cantado” y no sé que otras cosa más me decía, pero me cantó esa canción que tanto me gusta, y entonces todo le fue perdonado.

En el Tayta!

Y luego estaba el señor de las décimas, ese señor a quien puteamos tanto porque pensamos que era un viejecito espontaneo del público, quien iba pensar que luego nos regalaría décimas muy buenas, que nos haría una  para luna, nuestra luna (sólo Jael sabe), fue hermoso, rimó con luna, rimó con azul, la proxima vez lo agarraramos a besos a don Décimo.

Y luego nos fuimos dando tumbos, pero como la verdad es que nuestro equilibrio se hacia escaso cogimos un taxi y nos fuimos a dormir a mi casa, Jael se puso mi pijama (le quedó!) y asi de felices nos quedamos profundamente dormidos….

 

Anuncios

Acerca de annyluna

Sedienta viajera del presente. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con una casa de madera y ventanas inmensas cerca de algún río, viajar a mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Anny Luna

Amo a mi Joaquinito. Adoro mi malecón y mi bicicleta, me encanta la música y el flan. Me gusta andar sin zapatos, la fotografía, las trufas, el cine y los instrumentos de percusión. Sueño con seguir recorriendo mil lugares en todo el mundo y reencarnarme en algún ser que tenga alas.

Visitantes del blog

  • 47,473 viajeros han pasado por aquí

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: